¿Por qué estudiar geografía?


La geografía es una disciplina social que nos permite tener una visión más integral del mundo que vivimos. Difícilmente podría comprenderse la historia del hombre sin una precisión, utilización y significación del siempre cambiante, espacio geográfico. Desde los primigenios procesos migratorios, pasando por la extensión de las redes comerciales, así como la explicación de las relaciones naturales y sus fenómenos geofísicos, la geografía se ha preguntado sobre el espacio, sus condiciones y relaciones de su tiempo. Sus fuentes epistemológicas son también parte fundamental de la vida de nuestras sociedades.

Por ello, estudiar geografía es transitar en un nutrido campo de conocimientos que transgreden las tradicionales fronteras científicas, es reconocer las diferencias y particularidades de nuestras culturas y sus paisajes, es proyectar las inflexiones naturales en función del resguardo de las comunidades y ecosistemas, es sensibilizar con realidades sociales y naturales diversas en escala y  tensiones, y también, es analizar la trayectoria de los territorios y sus re-significaciones.

De ahí que la geografía sea una posibilidad para redescubrir el mundo espacialmente construido. Darle sentido a la geografía es contribuir a una relación efectivamente más armónica entre las necesidades humanas y la vida de la Tierra.